Atrás
Programas de TV

Más allá del Teatro

El salto del teatro a la ficción televisiva no lo planteamos solo como un elemento de estilo. Es la forma en la que abordamos las historias y cómo queremos que lleguen al espectador.

Cada capítulo consta de cuatro tramas diferentes e independientes, pero con un factor común: La comedia. Podríamos decir que llevamos los sketches cómicos a la excelencia. Le damos un tratamiento visual muy cuidado y elaborado. De factura impecable, no desmerece a los estándares de calidad visual de hoy en día.

Cada historia arranca (y finaliza) en el escenario de un teatro y en un ejercicio de transición visual todo se transforma a un decorado real. Pasando pues de una escenografía puramente teatral a una localización real.

El ejercicio en la dirección e interpretación de los actores abandona las maneras teatrales para acercarse a una interpretación realista, aunque la situación sea de lo más surrealista. Se investigan diferentes tonos de comedia, así como fórmulas novedosas en la forma de contar las historias, tanto a nivel narrativo como visual.

Dejamos que el espectador empatice con nuestros personajes en los instantes previos a la subida del telón, dejándole claro que no son más que un grupo de actores haciendo un ejercicio de interpretación, con el único propósito de contarnos una historia. Pero de pronto se produce la magia, el actor y el espectador se convierten en una pieza única. Los dos se imbuyen en un espacio real en el que, paradójicamente, se viven un sinfín de historias surrealistas y absurdas.